Muestras Fotográficas

en nuestra Sede

Muestra en Sede

MANIFIESTO - Muestra Fotográfica de Gabriel Avellaneda

MANIFIESTO

Ex-combatientes contra la vulnerabilidad

Muestra Fotográfica de

Gabriel Avellaneda

Tres ex-combatientes de la guerra de Malvinas trajinan diariamente la ciudad brindando comida caliente a personas en situación de calle.
Crónica de un día trabajo, desde la preparación de las raciones hasta su reparto.
Sumando pequeñas historias de los beneficiados.

Inauguración

Viernes 20 Abril 20:30 hs

Próxima Muestra en Sede

Muestra Fotográfica Colectiva - Taller de Fotografía El Koly

Lago Epecuén y
Aldea Menonita

Muestra Fotográfica Colectiva
Taller de Fotografía El Koly

Autores participantes:

Nancy Baez - Eduardo Battaglini - Nancy Cabo
Nancy Ceola - Adrian Crochenci - Jose Luis Degano
Sonia Favero - Itatí Foglia Secchi
Daniel Omar Gabriel Domian - Ana Garrido
Sebastian Knoll - Nora Lea - Alejandra Marquez
Agustin Paldaof - Marcos Piaggio - Hernan Rigalli
Jorge Scilipoti

Inauguración

Viernes 18 Mayo 20:30 hs

La muestra surge de un viaje organizado por el Taller de Fotografía de El Koly, con el propósito de retratar los lugares arrasados por la inundación de 1985 que dejara bajo el agua a todo el pueblo de Villa a Epecuen - otrora boom turístico de los años 70 - así como mostrar algunas de las costumbres de la Colonia Menonita "Nueva esperanza" ubicada en la localidad de Guatraché, provincia de La Pampa.

Breve reseña de la historia de Epecuén

(fuente Infobae)

Inaugurado en 1821 por Arturo Vatteone, el Lago Epecuén se transformó en el balneario más exclusivo del país. Era el destino de moda de esa época y el lugar escogido por la aristocracia bonaerense como destino no solo para el ocio, sino también para curar enfermedades reumáticas y de la piel.
Sus aguas altamente mineralizadas eran famosas por su similitud con las propiedades del Mar Muerto.
En los años 70 había 5 mil plazas hoteleras estables, 250 establecimientos de distinta categoría, 25 mil turistas durante la temporada de verano y una población estable de 1200 habitantes.
El exceso de construcciones y la falta de obras que contrarrestaran los efectos de la mano del hombre fueron su perdición. El muro de contención que había entre el lago y la villa no era lo suficientemente fuerte como para contener el agua del lago por mucho tiempo. El 10 de noviembre de 1985 una sudestada comenzó a gestar la catástrofe. La fuerza del agua fue tan potente que el muro que protegía al pueblo cedió y el lago creció de a un centímetro por hora. Luego de dos semanas aquella pared que parecía de acero cedió.
Sus habitantes debieron ser evacuados y abandonar con mucha tristeza sus hogares y comercios. De un día para otro, la gente lo perdió todo.
Pese a que sus ruinas son algo triste han generado un atractivo único: no existe un pueblo que haya sufrido un cataclismo así y en el que tiempo después se pueda transitar por sus calles.
Actualmente la ciudad dispone de varios circuitos turísticos que reviven aquella época de esplendor: El Matadero, Ruinas de Villa Epecuén, Playas sustentables, Spa termales y el Museo Regional de Adolfo Alsina.

Acerca de la Colonia Menonita

(fuente www.coloniamenonita.com.ar)

Se trata de una comunidad anabaptista, variante que surgió a partir de la reforma Luterana. Sus miembros fueron perseguidos sin piedad hasta que en el año 1543 un ex-sacerdote católico llamado Simons Mennon se unió a esa fe en Holanda, la reorganizó e hizo más radicales los conceptos que la regían. En memoria de aquel pastor las comunidades que siguen sus enseñanzas se denominan Menonitas, proclaman la obediencia a Cristo, el pacifismo, la vida sencilla, el amor al prójimo, la honradez y prohíben cualquier juramento ya que el buen cristiano no miente.
Procedentes de México, Bolivia y Paraguay llegaron a la Argentina en 1985, huyendo de los desmanes sociales, robos, cuatrerismo, y otras calamidades. Se establecieron de una colonia de 10.000 hectáreas conocida como "Nueva Esperanza" a 40 Km. de Guatraché. Los campos que componen la colonia, todos con tranqueras flanqueadas por pinos y cipreses, son casas de adobes o de ladrillos, pintadas de celeste, negro o amarillo ocre. Al frente de cada vivienda, prolijamente cuidados jardines, sus flores y buenas plantaciones.
Pese a los siglos han conservado sus costumbres: son agricultores, hablan un dialecto mezcla de holandés y alemán y sus hijos reciben la misma educación que sus tatarabuelos.

 

La Peña Fotográfica cuenta con más de 60 m2 de espacios dedicados exclusivamente a la exposición de muestras fotográficas, con el honor de ser desde 2017 el primer Centro de Exposiciones FIAP (Federation Internationale de L’Art Photographique) de Sudamérica.

Las Muestras podrán visitarse de lunes a viernes de 17:00 a 20:00.

Cada Muestra permanecerá expuesta por tres semanas en la Sala Hildebrando Nesci, en la planta baja de nuestra sede.